Genética Picture

English Chinese Spain French Italian Dutch Norwegian Swedish Portuguese Taiwanese

Criptorquidia

A veces ocurre que los testículos de un gatito, o uno de ellos, no descienden del abdomen al saco escrotal. En lugar de ocupar el lugar correcto, uno o los dos testículos permanecen en el abdomen o en la ingle. En este caso el gato es llamado criptoquírdico. Los testículos que no se encuentran en el emplazamiento correcto no tienen capacidad de producir esperma, aunque sí producen hormonas sexuales. Un gato con criptorquidia bilateral se comportará como un macho normal (a menos que esté castrado), pero el gato es estéril. Existen estudios que proponen un mayor riesgo de cáncer en testículos que están mal ubicados, y esta es otra buena razón para castrar a los machos criptorquídicos, incluso aunque esto signifique tener que buscar los testículos por la región abdominal, algo que en ocasiones no es sencillo.

Se desconoce la herencia de la criptorquidia, pero es casi seguro que existe algún tipo de herencia restringida al sexo. Que la herencia esté restringida al sexo significa que aunque las hembras pueden portar genes para la criptorquidia, aunque obviamente ellas no lo padecen. Si se quiere criar con un cachorro perteneciente a una camada en la que hay un cachorro con criptorquidia, es más seguro elegir un macho normal que elegir una hembra. La hembra podría tener el mismo genotipo para la criptorquidia que el hermano que presenta el defecto, y así transmitir el problema a sus hijos del mismo modo que lo haría un macho criptorquídico, mientras que si elegimos un macho sano de la misma camada, este tendrá mejor genotipo.

Siguiente...