Tener una camada
Posiblemente divertido, nunca sencillo
Picture

English Chinese German Danish Spanish French Italian Dutch Norwegian Polish Portuguese Russian Swedish Taiwanese

[Traducido por Jose Luis Grasset, Criadero Purrumao.]

Malformaciones genéticas

Las malformaciones genéticas aparecen en toda criatura viviente. Algunas son inofensivas, mientras que otras pueden llegar a ser mortales. Los defectos genéticos o hereditarios no son lo mismo que los defectos congénitos: los primeros se transmiten de padres a hijos, mientras que los defectos congénitos pueden ser heredados o causados por agentes externos. Si una madre enferma o padece exposición a agentes tóxicos durante la gestación, ello podrá influir en la evolución y crecimiento del embrión.

Si una camada de gatitos nace y algunos de ellos padecen malformaciones, se puede habitualmente saber por el tipo de malformaciones si éstas son congénitas o de transmisión genética. Cuando todos los gatitos padecen el mismo defecto (por ejemplo, nudos en el rabo), lo más probable es que sea hereditario. Sin embargo, si en la misma camada hay varios gatitos con malformaciones pero estas son diferentes en cada uno (por ejemplo, uno con espina bífida, otro con el paladar abierto y otro con el rabo anudado), entonces estos defectos tienen muchas probabilidades de haber sido producidos por un agente externo. Los gatitos no están al mismo tiempo y en la misma fase de desarrollo en el útero, así que cuando la madre entra en contacto con una sustancia tóxica, ésta afecta a cada gatito en una parte del cuerpo diferente, produciendo, por tanto, efectos distintos en cada gatito.

Los rasgos hereditarios se dividen en genes dominantes y recesivos. Esto significa que si ud. recibe un gen dominante y otro recesivo para un mismo rasgo, el gen dominante será visible mientras que el recesivo será suprimido. Eso le haría a ud. portador del rasgo que hay en el gen recesivo.

Hay defectos ligados al sexo y otros no. Los que no van ligados al sexo se llaman autosómicos y los ligados al sexo se llaman X-ligados. Esto se debe a que las malformaciones ligadas al sexo se hallan localizadas en el cromosoma X; las hembras tienen dos cromosomas X mientras que los machos sólo tienen uno. Cuando una malformación es recesiva y además ligada al sexo, los machos tienen mayor probabilidad de tener esa malformación que las hembras. Las hembras tienen que tener el gen recesivo en ambos cromosomas X para desarrollar la malformación, mientras que a los machos les basta con un gen recesivo en un cromosoma X.

Algunas enfermedades hereditarias son particulares de una raza, otras las padecen más de una raza o incluso más de una especie. Aunque a veces se dice que determinadas razas padecen una enfermedad hereditaria con más frecuencia, esto no siempre es cierto. Ello puede ser debido a que los criadores de una raza "A" se toman la molestia de hacer las pruebas para una enfermedad concreta, mientras que los de otra raza "B" simplemente no se han molestado en averiguar si su raza padece la enfermedad o no. Esto supone automáticamente que en la raza "A" se hallen más a menudo animales que padecen la enfermedad en cuestión. Pero esto no significa que dicha enfermedad no esté presente en "B", ni que ésta última goce de mejor salud que "A". Los criadores de la raza "B" nunca estarán seguros de si sus animales tienen o no esta enfermedad. Simplemente, no se están tomando la molestia de averiguarlo.

Pruebas para prevenir enfermedades

Las pruebas para detectar enfermedades genéticas deben siempre ser realizadas por un veterinario con experiencia o un especialista. Si pretende ud. hacer las cosas deprisa y que todo se resuelva con una visita rápida al veterinario de la esquina, estará ud. tirando su dinero. Hoy en día existe una gran especialización entre los veterinarios, por lo que podrá ud. buscar un especialista en la enfermedad para la que quiere hacer las pruebas, y probablemente con gran experiencia en esa enfermedad concreta.

Cuando se plantee ud, comprar un gatito de un criador siempre será buena idea indagar sobre la salud de los padres. ¿Ha hecho el criador pruebas para las enfermedades conocidas de esa raza? En caso negativo, ¿por qué no? En caso afirmativo, solicite copias de las pruebas. Pedir este tipo de documentos puede parecer un signo de desconfianza, pero desgraciadamente algunos criadores no se lo piensan dos veces a la hora de mentir sobre las pruebas y sus resultados. Un criador sin nada que ocultar estará encantado de mostrarle los resultados de sus pruebas.

En el futuro estarán disponibles cada vez más pruebas genéticas, pues ya han sido hallados los marcadores genéticos de algunas enfermedades. Para otras enfermedades, los científicos aún tratan de encontrar el marcador.

Siguiente...