Tener una camada
Posiblemente divertido, nunca sencillo
Picture

English Chinese German Danish Spanish French Italian Dutch Norwegian Polish Portuguese Russian Swedish Taiwanese

[Traducido por Jose Luis Grasset, Criadero Purrumao.]

Peligros de la cría

Criar animales no siempre es fácil, y muchos criadores podrán contarle sus malas experiencias. Casi cada criador ha estado en apuros al menos una vez. Los gatitos pueden morir, las hembras pueden enfermar de gravedad o incluso morir jóvenes. Por suerte, esto no ocurre a menudo, pero tenga en cuenta que el embarazo es un riesgo tanto para la madre como para los gatitos.

Riesgos para la madre

Tal y como mencionamos antes, durante el embarazo y el parto pueden ocurrir complicaciones fatales. La madre puede tener problemas si uno de los gatitos es demasiado grande y se atasca en el canal del parto. También puede ocurrir que uno de los cuernos uterinos se retuerza (llamado torsión uterina) de forma que los gatitos no se puedan expulsar, y tanto la madre como los gatitos pueden morir si el problema no se diagnostica con suficiente premura. Después del parto y durante la lactación se puede desarrollar eclampsia, una bajada de calcio en la madre que aumenta el riesgo de que los gatitos y la madre no sobrevivan. Afortunadamente, en la mayoría de los casos todo va bien y los ejemplos aquí mencionados son la excepción.

Riesgos para los gatitos

Los gatitos también pueden enfermar. Esto puede ir desde el ocasional ojo sucio hasta una infección bacteriana con consecuencias graves. Además, los gatitos pueden tener problemas mientras exploran su nuevo mundo. No sería la primera vez que un gatito muerde a través de un cable eléctrico y recibe una descarga eléctrica. Cualquier pequeño agujero o espacio entre muebles es siempre una tentación para un gatito. Ocurre con frecuencia que los gatitos se meten en estos huecos y luego no son capaces de salir de allí sin ayuda. La arena que se compacta también es un peligro para ellos. Los gatitos son tan curiosos como los bebés humanos, y quieren probarlo todo y para ello se lo meten en la boca. La arenas aglomerantes, en caso de ser ingeridas por los gatitos, producen obstrucciones intestinales con consecuencias terribles. Por ello es mejor usar arena normal o viruta granulada (un lecho vegetal universal) para sus cajones de arena.

Siguiente...